Salud mental frente al coronavirus Distanciados, pero no desconectados

Es frecuente y normal tener sentimientos encontrados al atravesar un episodio difícil, como la pandemia del coronavirus.   Muchos de nosotros, en ocasiones, solo necesitamos hablar del tema, otros buscamos una sonrisa, alguien que nos dé ánimo; sin embargo, hay casos en los que hasta podríamos llegar a sentir que estamos desarrollando síntomas de la enfermedad, aún cuando no estamos infectados, es por ello que la salud mental también juega un papel importante para nuestro bienestar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define “Salud” como: “un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.  Además, garantiza la participación de los individuos en el ámbito laboral, intelectual y de relaciones para alcanzar un bienestar y calidad de vida.  Es por ello que la salud mental se ve afectada por diversos factores socioeconómicos, biológicos y medioambientales.

Una buena salud mental nos permite ser capaces de hacer frente al estrés normal de la vida, trabajar de forma productiva y contribuir a la sociedad; por lo que mantenerla es fundamental para nuestra capacidad colectiva e individual de:

  • Pensar
  • Manifestar sentimientos
  • Interactuar con los demás
  • Disfrutar la vida

La Dra. Rachel Rohaidy V.F., M.D., Psiquiatra de Baptist Health, especialista en la prevención, diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales, adictivos y emocionales: “Estamos viendo mucha más ansiedad, estrés, exasperación y depresión. Hay mucha información errónea que está siendo difundida. Lo más importante para mí como Psiquiatra es el sueño y yo trato de impartir una buena higiene del sueño a todos mis pacientes. Si no dormimos bien por las noches vamos a tener mucha ansiedad y estrés … así que apaguemos el televisor, teléfonos celulares varias horas antes de acostarse a dormir, absolutamente”.

Una de las medidas que más impacto causa para frenar la enfermedad es el distanciamiento social, ya que este virus se ha esparcido rápidamente por el constante movimiento y contacto de los portadores con otras personas sanas. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas (gotas diminutas) procedentes de la nariz o la boca, que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala.

Distanciados, pero no desconectados

“La información oportuna y basada en evidencia es la mejor vacuna contra los rumores y la desinformación” Dr. Jarbas Barbosa, Sub director de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Estar aislados no significa estar desconectados de la realidad que nos rodea, ni distanciarnos de nuestras relaciones familiares, círculos de amigos, comunidades escolares e iglesia; esta medida nos limita a relacionarnos físicamente, pero existe la necesidad de seguir conectados socialmente, y es ahí donde la tecnología juega un papel importante.

La salud mental de los miembros del hogar durante el aislamiento domiciliario es una medida de prevención de salud pública para evitar la propagación del coronavirus.

La tecnología está brillando con todo su potencial al ser la herramienta para garantizar la continuidad de las relaciones personales como laborales, permitiendo que la economía siga avanzando y que la gente socialice.

Este periodo de aislamiento social nos lleva a permanecer dentro de nuestros hogares por largos periodos de tiempo, modificando por completo nuestra rutina diaria dentro de un mundo que camina a pasos avanzados. Lo que puede llegar a generar estrés psicológico tanto en niños como adultos, y aún más en personas con alto nivel de riesgo como enfermedades crónicas.

La OMS publicó recientemente el artículo “Aislamiento domiciliario”, donde sugiere algunas medidas que se deben implementar dentro del hogar en colaboración de todos los integrantes de la familia:

      1.  Evitar la sobreinformación

Estar saturados de información de fuentes no autorizadas puede generar ansiedad y temor. Debemos evitar estar frente al televisor viendo las noticias por largos periodos de tiempo u otros medios de comunicación.

      2. Tener una actitud positiva para afrontar la situación.

Preguntarnos ¿Qué estamos logrando con el aislamiento? Nos ayudará a concentrarnos en el lado positivo de esta situación para el bien común, recordemos que al quedarnos en casa estamos ayudando a salvar vidas.

  • Asignar responsabilidades de acuerdo a la capacidad de cada integrante para mantener la rutina en casa.
  • Activar nuestra mente con actividades manuales, juegos de mesa, ejercicios físicos procurando así no estar frente a las pantallas tanto tiempo.
  • Mantener la comunicación o volver a conectar con los miembros del hogar.
  • No consumir alcohol o sustancias psicoactivas que únicamente alteran el ambiente familiar.

      3.  Mascotas

Las mascotas también pueden sentirse afectadas, pero quizá son los más felices de que toda la familia se encuentre en casa. Estas no representan riesgo para la salud de las personas sanas, pero siempre se les debe realizar sus controles vacunación, desparasitación y visita al veterinario. Las personas enfermas que se encuentren en aislamiento no deben estar en contacto con sus mascotas.

      4.  Cuidado y atención especial a adultos mayores

Las personas mayores y las que padecen hipertensión arterial, problemas cardíacos, enfermedades pulmonares crónicas o diabetes, tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Mantener la rutina diaria personal de sueño y alimentación les ayudará a no sentirse ansiosos, enojados, estresados o agitados. Siempre deben estar acompañados, tener conversaciones esperanzadoras, transmitir sus vivencias y experiencias de vida.

     5.  Niños y adolescentes en casa

Quizá es la parte del trabajo dentro del hogar que requiere mayor atención. Hablarles de forma clara sobre la situación les ayudará a canalizar de forma positiva sus sentimientos, alejando o tranquilizando el miedo y tristeza.

Preguntarles ¿Cómo te sientes? Es un ejercicio donde les mostramos interés y tomamos en cuenta sus opiniones y les aclaramos sus dudas dentro de un ambiente seguro y de apoyo como lo es el hogar.

La rutina de sueño y alimentación debe continuar, ya que algunos centros educativos asignaron tareas para desarrollar en el hogar, los cuales deben ser supervisados por el padre de familia. Además, es vital promover actividades recreativas, establecer horario para uso de internet y de celular.

Juntos venceremos al Coronavirus

En diciembre de 2019 surgió el brote de una nueva infección viral que consiste en una neumonía de origen desconocido, el lugar de origen:  Wuhan, China.  Para enero de 2020 esta infección es identificada como el nuevo coronavirus Covid-19 y es declarado pandemia el 11 de marzo siendo una de las mayores emergencias sanitarias a nivel mundial.

Es en ese momento, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como Gobiernos y Ministerios de Salud, inician a promover y recomendar medidas de protección básicas para evitar la propagación, siendo estas:

  1. Lavarse las manos frecuentemente
  2. Adoptar medidas de higiene respiratoria
  3. Mantener el distanciamiento social
  4. Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  5. Al tener síntomas de fiebre, tos y dificultad para respirar, solicitar atención médica llamando al 1517 y 1540.
Fuentes:
https://www.paho.org/es/temas/coronavirus/enfermedad-por-coronavirus-covid-19/postales-para-redes-sociales-solidaridad
https://www.who.int/es/news-room/facts-in-pictures/detail/mental-health
https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/mental-health-strengthening-our-response
https://baptisthealth.net/baptist-health-news/consejos-de-salud-mental-para-enfrentar-la-pandemia-de-coronavirus/