¿Por qué los hombres no se realizan exámenes médicos?

bloghombres

Existen ciertas creencias culturales que afectan la seguridad y confianza en el hombre para que este pueda tomar la decisión de realizarse un chequeo médico, lo cual lo hace más propensos a desarrollar enfermedades con el paso de la edad.

A continuación, conoceremos algunas de las razones por las cuales los hombres no visitan al médico, según una investigación realizada por la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association – AHA) y que revelan el pensamiento masculino sobre su salud:

  1. No cuentan con un médico de cabecera.
  2. No cuenta con seguro médico o los recursos económicos.
  3. Es muy probable que su salud esté bien y que crean que se están cuidando y que no tienen nada malo
  4. No tienen tiempo para su salud, ya que sus ocupaciones son más importantes.
  5. No quieren gastar.
  6. Los médicos no ayudan y se tardan, muchos estudios.
  7. No quieren afrontar lo que el médico les dirá.
  8. Miedo al examen rectal, los tiempos han cambiado y los exámenes para hombres también.
  9. Lo dejan para después, aunque presenten síntomas o algún padecimiento.
  10. Es su familia le presionan para que vaya al médico.

Exámenes para hombres

Según estudios realizados a nivel mundial, la tasa de muerte en hombres ha aumentado en las principales enfermedades o padecimientos: cáncer, infarto cerebral, enfermedad cardiaca, enfermedades crónicas respiratorias, Alzheimer, neumonía, influenza, enfermedad renal, entre otras.

Los exámenes diagnósticos que el hombre debe realizarse varían de acuerdo a su edad y la recomendación de su médico, entre los cuales podemos encontrar:

”Leer-más”
  • Prueba de PSA (Antígeno prostático específico) 

¿Para qué sirve?

El antígeno prostático específico o PSA, es una proteína producida por las células normales, así como por células malignas de la glándula prostática. Esta prueba mide la concentración del PSA en la sangre de un hombre.

El PSA es una sustancia producida por la próstata, los hombres normalmente tienen niveles de PSA bajos en la sangre, un nivel alto puede ser signo de cáncer de próstata; pero también pueden indicar problemas de la próstata no cancerosos como infección o hiperplasia prostática benigna o mejor conocida como agrandamiento benigno de la próstata.

¿Cómo se hace?

Esta prueba se realiza a través de una toma de muestra de sangre y se solicita que el paciente tenga de 1 a 3 días de abstinencia sexual y no haber sido sometido a ninguna prueba de tacto rectal.  Tal vez sientas una molestia leve cuando la aguja se introduce o se saca, para tomar la muestra, pero el procedimiento suele durar menos de cinco minutos. 

  • Prueba de Antígeno prostático fracción libre (PSA Fracción Libre)

¿Para qué sirve?

El PSA se encuentra en la sangre principalmente en dos formas. Una forma está unida (adherida) a proteínas sanguíneas, mientras que la otra es libre (no adherida). La prueba del porcentaje de PSA libre (%fPSA) es la proporción de la cantidad de PSA que circula libre, en comparación con el total del nivel de PSA. El porcentaje de PSA libre es menor en los hombres que tienen cáncer de próstata que en los hombres que no tienen esta enfermedad.

¿Cómo se hace?

Esta prueba se realiza a través de una toma de muestra de sangre y se solicita que el paciente tenga de 1 a 3 días de abstinencia sexual y no haber sido sometido a ninguna prueba de tacto rectal.  Tal vez sientas una molestia leve cuando la aguja se introduce o se saca, para tomar la muestra, pero el procedimiento suele durar menos de cinco minutos.

  • Prueba de Antígeno prostático total y libre (PSA Total y Libre)

¿Para qué sirve?

La ratio de PSA Libre / PSA total tiene particular interés en el momento de decidir la necesidad de efectuar una biopsia.

¿Cómo se hace?

Esta prueba se realiza a través de una toma de muestra de sangre y se solicita que el paciente tenga de 1 a 3 días de abstinencia sexual y no haber sido sometido a ninguna prueba de tacto rectal.  Tal vez sientas una molestia leve cuando la aguja se introduce o se saca, para tomar la muestra, pero el procedimiento suele durar menos de cinco minutos.

  • Ultrasonido de abdomen superior

¿Para qué sirve?

Se utiliza para ayudar a diagnosticar el dolor o la distensión (dilatación) y para evaluar los riñones, el hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares, el páncreas, el bazo y la aorta abdominal.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará, en este caso, el abdomen.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Ultrasonido de abdomen inferior

¿Para qué sirve?

Estos exámenes se utilizan frecuentemente para evaluar los sistemas reproductivo y urinario.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará, en este caso, el abdomen.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Ultrasonido renal bilateral

¿Para qué sirve?

El Ultrasonido renal busca identificar el tamaño y posición de los riñones, de igual manera ayuda a detectar problemas obstructivos urinarios, enfermedades poliquísticas renales, entre otros.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Ultrasonido prostático transrectal

¿Para qué sirve?

Proporciona imágenes de la glándula prostática y tejidos circundantes en el hombre. El examen normalmente requiere la inserción de una sonda de ultrasonido en el recto del paciente. La sonda envía y recibe ondas de sonido a través de la pared del recto hasta el interior de la glándula prostática que se encuentra situada enfrente del recto.

¿Cómo se hace?

Este procedimiento requiere de poca o nada de preparación especial.  Deberás colocarte una bata y acostarte de costado con las rodillas flexionadas hacia el pecho.  Para obtener imágenes de alta calidad, se insertará por una distancia corta en tu recto, un transductor de ultrasonido (un cilindro de plástico, del tamaño de un dedo).  Si se planea hacer una biopsia, podrían pedirte que evites tomar aspirina u otros tipos de desespesadores de la sangre durante 7 a 10 días previos al procedimiento.  También se te podría pedir que utilices un enema para limpiar tus intestinos.

  • Ultrasonido prostático abdominal

¿Para qué sirve?

Se utiliza para producir imágenes de la glándula prostática de un hombre y para ayudar a diagnosticar síntomas tales como la dificultad para orinar o un resultado elevado en los análisis de sangre. También se la utiliza para investigar un nódulo que ha sido descubierto durante un examen rectal, para detectar anormalidades, y para determinar si la glándula está agrandada.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará, en este caso, el abdomen.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Ultrasonido testicular

¿Para qué sirve?

El ultrasonido testicular se realiza para ayudar a determinar la causa de agrandamiento testicular o el motivo de dolor testicular; además ayuda a evaluar el epidídimo (los tubos inmediatamente adyacentes a los testículos que colectan el esperma) y el escroto.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará, en este caso, el abdomen.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Ultrasonido de pene (USG RENAL VESICAL PROSTÁTICO)

¿Para qué sirve?

Es una prueba diagnóstica utilizada por los urólogos de forma rutinaria en casi todos los pacientes que van a la consulta, se usa habitualmente para la valoración del riñón, vejiga, próstata, testículo y pene.

¿Cómo se hace?

Deberás recostarte en una camilla, luego el médico radiólogo aplicará un gel en la zona del cuerpo que se estudiará.  El gel ayudará a que el transductor, un aparato que hace contacto con el cuerpo y recoge las ondas sonoras que generan las imágenes, haga contacto en forma segura con el mismo, realizando un movimiento hacia adelante y hacia atrás por la zona de interés hasta capturar las imágenes deseadas.

Generalmente, no se producen molestias debidas a la presión aplicada a través del transductor; sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o dolor leve.

  • Resonancia Magnética de abdomen inferior (próstata)

¿Para qué sirve?

Con la Resonancia se puede distinguir el tejido canceroso del tejido prostático normal, permite decidir de donde tomar la biopsia. En casos de pacientes que ya han sido sometidos a biopsia de próstata permite valorar si existen zonas sugestivas de cáncer o si la próstata es normal. También es útil en pacientes con PSA elevado y tacto rectal normal.

¿Cómo se hace?

Deberás colocarte una bata y no portar ningún objeto metálico.  Luego te recostarás en una mesa angosta que se desliza dentro de un tubo grande similar a un túnel.   Se te administrará un tinte especial (medio de contraste) que ayudará al radiólogo a observar el área más claramente.

El examen dura aproximadamente de 30 a 60 minutos.

Referencias

Fernandez, J. (12 de 06 de 2019). www.baptisthealth.net. Obtenido de https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/la-salud-del-hombre-las-10-excusas-para-no-hacerse-un-chequeo/