Resonancia magnética, qué es y cuándo es necesaria

Una resonancia magnética es una tecnología que produce imágenes en 2D y 3D sin el uso de radiación dañina. Los especialistas la utilizan para detectar, diagnosticar enfermedades y monitorizar cualquier avance de los tratamientos. Es una tecnología innovadora y sofisticada en donde el paciente es introducido en un equipo en forma de túnel y este debe permanecer inmóvil durante todo el proceso para evitar que la imagen salga borrosa y defectuosa.

El cerebro, médula espinal, sistema nervioso, músculos, ligamentos y tendones se ven con mayor claridad en una resonancia magnética que con los Rayos X y la tomografía. Esta es la principal razón por la que se utiliza para analizar lesiones de rodilla y hombro con frecuencia.

Los medios de contraste, que sirven para mejorar las imágenes de la resonancia magnética y permitir al radiólogo visualizar condiciones normales y anormales en el paciente, pueden ser administrados por vía intravenosa antes o durante el examen.

 

Contraindicaciones para una Resonancia Magnética

La mayoría de las personas pueden pasar por una resonancia magnética sin ningún problema, sin embargo, hay situaciones especiales que podrían impedir este procedimiento, entre las más comunes podemos encontrar: (Pinheiro, 2018)

  • Marcapasos cardíacos
  • Prótesis válvula aórtica o mitral
  • Clip metálico por cirugía previa aneurisma cerebral
  • Prótesis metálica por cirugía de oído
  • Fragmento metálico en el ojo
  • Prótesis ortopédicas
  • DIU
  • Prótesis vascular
  • Cualquier tipo de fragmentos metálicos en el cuerpo
  • Tatuajes donde la tinta sea a base de plomo o metales

Si tienes alguno de los anteriores, avísale a tu doctor y al técnico previo a la Resonancia Magnética.

 

Ventajas de la resonancia magnética

  • No utiliza radiación (Rayos X). (RadiologyInfo, 2016)
  • Hasta el momento no se han identificado casos de efectos secundarios.
  • Tienen más variedad en cuento a contrastes disponibles para tejidos blandos, por lo que la visualización es más detallada.
  • Tiene la capacidad de generar imágenes desde diferentes perspectivas y puede reconstruir órganos y regiones del cuerpo en 2D y 3D.
  • Los contrastes de la Resonancia Magnética tienen menor riesgo de reacciones alérgicas.

 

Tipos

Los usos más frecuentes de la Resonancia Magnética son: (Resonancia Abierta Toreno)

  • Extremidades
  • Pelvis
  • Cráneo
  • Columna (cervical, dorsal y lumbar)
  • Tórax
  • Abdomen (mediastino, caja torácica, hígado, bazo, útero, ovarios, próstata)
  • Vascular (arterial/venoso)
  • Valorar y descartar tumores o cáncer
  • Articulaciones

 

¿Cuándo es necesaria?

Extremidades:

Si presentas resultados anormales en radiografías, acumulación de líquido en la rodilla, líquido en las articulaciones, lesión de rótula, signos de daño en el músculo, cartílago o ligamentos. Infección en las articulaciones.

Pelvis:

Puede hacerse si una mujer presenta sangrado vaginal anormal, masa en la pelvis, miomas, endometriosis, dolor abdominal, infertilidad inexplicable, dolor extraño en la pelvis. En los hombres puede hacerse si presenta protuberancias o hinchazón en testículos o escroto, criptorquidia, dolor abdominal sin razón, problemas para orinar.

 

Cráneo:

Provee imágenes detalladas del cerebro y sus tejidos nerviosos. Puede ser utilizada para diagnosticar y monitorizar enfermedades y desórdenes en el cerebro, dentro de los que se incluyen los defectos de nacimiento en el cerebro, hemorragias, infecciones cerebrales, tumores, desórdenes hormonales, esclerosis múltiple o derrame cerebral.

 

Columna:

Suele utilizarse para detectar anomalías en la columna o médula espinal, detectar lesiones óseas, ligamentos, médula espinal o discos luego de un trauma en la columna.

Evalúa enfermedades en los discos y en las articulaciones intervertebrales, explora posibles causas de dolor en la espalda, ciática, estudia la médula espinal y los nervios. Tumores en las vértebras, médula espinal, nervios o tejidos blandos.

 

Tórax:

Algunas de las razones por las que es necesaria una Resonancia Magnética: aclarar hallazgos en radiografías o tomografías previas, diagnosticar tumores en el tórax, evaluar flujo sanguíneo, mostrar estructuras torácicas desde varios puntos de vista, detección de tumores, entre otras.

 

Abdomen:

Este examen proporciona detalles desde muchos planos. Puede estudiar el flujo sanguíneo en el abdomen, hinchazón o dolor abdominal, problemas renales o hepáticos, ganglios linfáticos en el abdomen, masas en el hígado, glándulas suprarrenales, riñones, bazo o páncreas.

Gracias a los avances tecnológicos en las resonancias magnéticas se ha logrado diagnosticar patologías oncólogas, abdominales, neurológicas, cardiovasculares, óseas, entre otras.

Recuerde comentarle al técnico radiólogo si sufre de claustrofobia o ansiedad, ya que durante el examen deberá estar totalmente quieto.

 

Fuentes:

Pinheiro, D. P. (7 de marzo de 2018). MD. Saúde: https://www.mdsaude.com/es/2017/01/resonancia-magnetica.html
RadiologyInfo. (24 de mayo de 2016): https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=bodymr
RadiologyInfo. (1 de marzo de 2017): https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=spinemr
Resonancia Abierta Toreno. (s.f.).: http://www.resonanciatoreno.com/usos-tipos-de-estudios.html