Diagnóstico

Mamografía

Una mamografía es una radiografía que permite a un especialista examinar el tejido mamario en busca de áreas sospechosas. El seno se expone a una pequeña dosis de radiación ionizante que produce una imagen del tejido mamario.

Las mamografías a menudo pueden mostrar un bulto en el seno antes de que se pueda sentir. También pueden mostrar pequeños grupos de calcio llamados microcalcificaciones. Los bultos o manchas pueden ser causados por cáncer, células grasas u otras afecciones como quistes. Se necesitan más pruebas para determinar si hay células anormales presentes.

Recomendaciones para todas las mujeres:

  • Las mujeres mayores de 40 años deben hacerse mamografías cada 1 o 2 años.
  • Las mujeres menores de 40 años y con factores de riesgo de cáncer de mama deben preguntarle a su profesional de la salud si es recomendable hacerse mamografías y con qué frecuencia.

Incluso las mujeres que no tienen síntomas ni riesgos conocidos de cáncer de mama deben hacerse mamografías regularmente para ayudar a detectar un posible cáncer de mama lo antes posible.

¿Qué sucede si los resultados de mi mamografía son anormales?

Si la mamografía muestra un área anormal del seno, su médico ordenará pruebas adicionales que ofrecen imágenes más claras y detalladas de esa área.

Aunque los bultos no suelen ser cancerosos, la única forma de estar seguro es realizar pruebas adicionales, como una ecografía o una resonancia magnética. Si otras pruebas muestran que la masa es sólida, su radiólogo puede recomendar una biopsia, un procedimiento en el que se extraen células de un área sospechosa para detectar la presencia de cáncer.

¿Qué es el tejido mamario denso?

Cada seno tiene una mezcla diferente de tejido mamario o variaciones en la cantidad de tejido graso y fibroglandular. En términos generales, el tejido mamario puede denominarse no denso (más graso) y denso (menos graso con más tejido fibroglandular). El tejido mamario denso simplemente significa que hay más tejido fibroglandular, y que aparece blanco en una mamografía. Cuando una paciente tiene mamas densas, una mamografía mostrará que una mayor parte de la mama está llena de tejido mamario denso que de tejido adiposo.

¿Cómo sé si tengo los senos densos?

Hacerse una mamografía es la mejor manera de saber si hay tejido mamario denso. Un radiólogo (médico que ve mamografías) analizará la proporción de tejido graso a tejido denso y determinará el nivel de densidad mamaria. La densidad mamaria se mide y se comunica en un informe de mamografía.

En una mamografía, el tejido adiposo aparece oscuro, mientras que el tejido mamario denso aparece blanco. El tejido mamario denso no es transparente como el tejido adiposo, lo que a menudo dificulta la visualización.

Las mujeres con alta densidad, enteradas por medio de una mamografía, pueden tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama, que las mujeres con densidad baja o normal. Es posible que se realicen estudios de imágenes adicionales, como una resonancia magnética del seno, para alta densidad.

Ultrasonido Mamario

Cuando se detecta una zona sospechosa en su seno a través de un autoexamen, o través de una mamografía de detección, su médico puede solicitar una ecografía del tejido mamario. Una ecografía mamaria es una exploración de ondas sonoras penetrantes que no afectan ni dañan el tejido y que los humanos no pueden oír. El tejido mamario desvía estas ondas provocando ecos, que una computadora usa para dibujar una imagen de lo que sucede dentro del tejido mamario (no hay radiación involucrada). Una masa llena de líquido se muestra diferente a una masa sólida.

Resultados de la ecografía: ecografía mamaria

La imagen detallada generada por el ultrasonido se llama “sonograma”. Los ultrasonidos son útiles cuando un bulto es lo suficientemente grande como para palparlo fácilmente, y las imágenes se pueden usar para evaluar más a fondo la anomalía.

Una ecografía mamaria puede proporcionar evidencia sobre si el bulto es una masa sólida, un quiste lleno de líquido o una combinación de ambos. Si bien los quistes generalmente no son cancerosos, un bulto sólido puede ser un tumor canceroso. Los profesionales de la salud también usan este método de diagnóstico para ayudar a medir el tamaño exacto y la ubicación del bulto y observar más de cerca el tejido circundante. Si se determina que el bulto es cáncer, la medición en imágenes determina su etapa “clínica”.

Resonancia Magnética

Durante los exámenes de diagnóstico, es útil obtener una variedad de imágenes y perspectivas. Si sus exámenes iniciales no son concluyentes, su médico puede recomendar una resonancia magnética del seno para evaluar el tamaño y la ubicación específica. Una resonancia magnética también puede identificar cualquier otro hallazgo anormal dentro del seno.

Durante una resonancia magnética de mama, un imán conectado a una computadora transmite energía magnética y ondas de radio (no radiación) a través del tejido mamario. Escanea el tejido y crea imágenes detalladas de las áreas dentro del seno. Estas imágenes ayudan al equipo médico a distinguir entre el tejido normal y el enfermo.

Tejido mamario denso

Para las mujeres con tejido mamario muy denso y antecedentes familiares de cáncer de mama, es una medida de cuidado hacerse una resonancia magnética de mama anualmente, así como una mamografía anual, rotando estos estudios de imágenes cada 6 meses. (Mamografía, luego 6 meses después una resonancia magnética del seno, luego 6 meses después una mamografía, etc.)

Pruebas de Laboratorio

Si le diagnostican cáncer de mama, su médico puede solicitar pruebas de laboratorio adicionales para ayudar con el pronóstico. Las dos pruebas de laboratorio más comunes son la prueba de receptores hormonales y la prueba HER2/neu. Los resultados de estas pruebas pueden proporcionar información sobre qué opciones de tratamiento contra el cáncer pueden ser más efectivas para usted.

Prueba de las células tumorales para los receptores de hormonas

Un receptor hormonal es una proteína especializada ubicada en la superficie o dentro de una célula. El receptor se une a las hormonas femeninas estrógeno y progesterona, que fluyen a través de la sangre. Una vez unidas, la hormona le indica a la célula que comience a crecer y multiplicarse.

Muchos tumores de cáncer de mama contienen receptores de hormonas, a menudo en grandes cantidades. Cuando los receptores hormonales están presentes, el estrógeno y/o la progesterona pueden impulsar el crecimiento del cáncer. Canceres dependientes de hormonas a menudo responden bien a la terapia hormonal, que difiere de la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Si no están presentes los receptores de estrógeno (ER) ni los receptores de progesterona (PR), se dice que el cáncer es «receptor de hormonas negativo» y la terapia hormonal probablemente sería ineficaz. Saber si las células cancerosas tienen receptores hormonales puede ser valioso para su equipo médico y su plan de tratamiento.

Las pruebas de receptores hormonales generalmente se recomiendan para todos los cánceres de mama, incluido el DCIS. Si su médico ordena esta prueba, es posible que le pidan que deje de tomar las hormonas recetadas durante un período de tiempo antes de que se obtenga la muestra de tejido mamario. Por lo general, la muestra proviene de una biopsia, pero la prueba también se puede realizar en tejido extraído durante una lumpectomía o mastectomía. Sin embargo, obtener este tipo de resultados de patología de la biopsia de un tejido, es lo más adecuado.

¿Cómo funciona la prueba?

El laboratorio que hace las pruebas generalmente usa un proceso de tinción especializado en la muestra de tejido mamario para ver si hay receptores hormonales presentes. El nombre técnico de este procedimiento es «ensayo de tinción inmunohistoquímica» o «inmunohistoquímica (IHQ)». Los resultados se incluirán en un informe patológico entregado a su médico. Si el cáncer se considera “receptor de estrógeno positivo” (ER+), sus células tienen receptores para la hormona estrógeno. Eso significa que las células cancerosas probablemente reciban señales del estrógeno para promover el crecimiento. Aproximadamente dos de cada tres cánceres de mama contienen receptores hormonales.

Si el cáncer es receptor de progesterona positivo (PR+), sus células tienen receptores para la progesterona. Esta hormona podría entonces promover el crecimiento del cáncer.

El hecho de que las células cancerosas sean positivas para el receptor de estrógeno y/o progesterona (positivo para la hormona) es un buen factor que generalmente conduce a un mejor pronóstico.

Entendiendo Mi Informe Mamográfico

Radiólogos capacitados elaborarán un informe el cual se enviará a su médico, quien compartirá con usted los resultados.

 

CLASIFICACIÓN BIRADS

(Sistema de datos e informes de imágenes mamarias)

Estandarizar la terminología y la sistemática del informe mamográfico, categorizar las lesiones.

Establecer el grado de sospecha, y asignar una recomendación sobre la actitud a tomar en cada caso.

Permitir realizar un control de calidad y monitorización de los resultados.

Sistema de categorización

  • BI-RADS 0: evaluación adicional
  • BI-RADS 1: hallazgos normales
  • BI-RADS 2: benigna
  • BI-RADS 3: probablemente benigna con una probabilidad de malignidad <2%.
  • BI-RADS 4: Anormalidad sospechosa (2-95%) 4A 4B 4C
  • BI-RADS 5: Altamente sugestiva de malignidad >95%
  • BI-RADS 6: Malignidad conocida