Tu estado de salud te puede engañar, mitos y realidades.

Tu estado de salud te puede engañar, mitos y realidades.

Hay que aclarar diferentes conceptos y tendencias colectivas que nos hacen tener una idea equivocada sobre qué es la salud y que no es.

Mucha gente cree que no tener enfermedades es igual a tener buena salud, pero están equivocados. Mantenerse en buena condición de vida significa mucho más, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) aplican factores a nivel físico, psíquico y social.

 

La salud física tiene condiciones fijas, que se mantienen a lo largo de toda la vida siempre que cumplamos con cosas básicas para el cuidado común, buena alimentación, hábitos deportivos, actividad constante (por ejemplo, la cantidad de azúcar en sangre, que debe estar por debajo de 120) otras condiciones son variables y cambian con el paso del tiempo.

 

Pero hay cosas que nos afectan directamente, a corto, mediano y largo plazo, algunas de ellas son el sedentarismo, la obesidad, el estrés y las adicciones. Estas cosas son totalmente negativas para la salud y pueden traer graves consecuencias si no las atendemos a tiempo.

 

A contraparte de estos factores, el buen humor, alimentación balanceada y actividad física, nos ayudan a mantener realmente una buena salud.

 

No todas las enfermedades involucran dolores físicos, muchas pueden ser emocionales e incluso tornarse más severas y difíciles de tratar que dolores comunes del cuerpo. Las tensiones nerviosas, acumuladas e intensas por estrés, afectan todas las actividades de nuestra vida, impiden disfrutar correctamente del tiempo, concentrarnos, ser productivos, dormir y comer bien.

 

Por esa razón, para responder a las dudas comunes de que es la salud y que no es, lo podemos resumir en un perfecto equilibrio de buenas condiciones y bienestar tanto en la mente como en el cuerpo. Desarrolla hábitos saludables y alejar todo lo que pueda desestabilizar este equilibrio en tu vida.