Mamografía en 3D – Tomosíntesis –

Las estadísticas indican que 1 de cada 8 mujeres pueden desarrollar cáncer de mama en el transcurso de su vida y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el segundo tipo de cáncer más frecuente en mujeres a nivel mundial.

El cáncer de mama es el crecimiento descontrolado de las células mamarias y se origina en las células de los lobulillos, que son las glándulas productoras de leche o también en los conductos que la transportan hasta el pezón. Si las células cancerígenas invaden las venas o el sistema linfático, pueden propagarse a otras partes del cuerpo, este proceso se llama Metástasis.

Hay factores de riesgo que la mujer puede controlar y que le ayudan a prevenirlo, como:

  • Controlar su peso con una dieta balanceada y practicar ejercicio
  • Moderar el consumo de alcohol y tabaco
  • Uso de anticonceptivos orales
  • Reducir el estrés y la ansiedad

Entre los que no puede controlar están:

  • Menarquía precoz
  • Edad
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama
  • No embarazo
  • No haber dado lactancia
  • Ser mujer

Es fundamental que toda mujer preste atención a los signos iniciales, porque el cáncer de mama no presenta síntomas. Un alto porcentaje de mujeres acuden al médico cuando la enfermedad ya está avanzada. El auto examen mensual de seno es una herramienta esencial y se recomienda a partir de los 20 años. Ayuda a toda mujer a identificar protuberancias, hinchazón o cambios, que deberá comunicar a su médico inmediatamente.

Examen clínico

La Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), recomienda que las mujeres entre 20 y 40 años se sometan a una exploración física de mama realizada por su médico, como parte de su examen de rutina. Si se tiene menos de 30 años, es posible que el médico recomiende un Ultrasonido Mamario antes de una Mamografía, para evaluar una anormalidad mamaria o como prevención.

La Mamografía

La Mamografía es el método diagnóstico más preciso para detectar un cáncer de mama, especialmente antes que inicie a manifestarse o que sea lo suficientemente grande para ser palpable en el examen clínico. Se recomienda realizarla anualmente a partir de los 40 años. El cáncer de mama ha logrado desarrollar más avances tecnológicos en su diagnóstico y tratamiento, que otros tipos de cáncer, con alto grado de efectividad si se detecta en fases tempranas, siendo esta la clave para salvar vidas.

Auto examen mensual de seno

A partir de los 20 años toda mujer debe examinar sus senos una vez al mes, de 7 a 10 días después de terminar su período cuando los senos no están sensibles ni hinchados. Si usted ya no menstrúa o tiene ciclos irregulares, examine sus senos igualmente una vez al mes, escoja una fecha fácil de memorizar.

 

Frente al espejo, observe sus senos con los brazos a los lados. Después levante los brazos en alto sobre la cabeza: observe si hay cambios en el contorno de los senos, aumento de volumen, hoyuelos en la piel o cambios en la areola y pezón.

 

Acostada hacia arriba, ponga una almohada bajo su hombro derecho, coloque su mano detrás de la cabeza para distribuir el tejido mamario; con su mano izquierda y los dedos presione suavemente haciendo pequeños movimientos circulares. Repita la maniobra con el lado opuesto.

 

Al bañarse, las manos se deslizan más fácilmente sobre la piel húmeda y el jabón. Mueva suavemente las yemas de los dedos sobre cada parte del seno. Use la mano derecha para examinar el seno izquierdo y viceversa. Observe si existe cualquier abultamiento, protuberancia o dureza.

Presione el pezón de cada seno suavemente entre los dedos, cualquier secreción clara, blanquecina o sanguinolenta, indíquela a su médico.