La tercera edad y la nutrición

La tercera edad y la nutrición

El ser humano se encuentra en continuo crecimiento pasando por diferentes etapas de la vida, somos niños pasamos a ser jóvenes nos convertimos en adultos y llegamos a la tercera edad, pero ¿qué es la tercera edad? Es aquella etapa en donde las personas se encuentran en edades de 60 años en adelante y donde las capacidades cognitivas y físicas han cambiado.

A partir de los 60 años es cuando el cuerpo empieza a presentar pérdida de la densidad ósea y de la masa muscular, desgaste en las funciones del sistema nervioso central e inmune y de los órganos vitales como los pulmones y los riñones, el metabolismo basal disminuye, el interés, se origina pérdida de peso y altura al igual que disminución en la velocidad de reacción de las capacidades cognitivas, memoria y reacción.

vejiga

Cada 10 años nuestro metabolismo baja un 10% modificando la composición corporal, generando una pérdida de la masa y un aumento de la grasa, es por esa razón que la alimentación es muy importane; otro factor que causa el deterioro es la hormona de crecimiento que va bajando con los años ocurriendo una degeneración celular, desgaste de los órganos y la piel se arruga.

vejiga

El cuerpo se va deteriorando por lo que es necesario un mejor cuidado en todos los aspectos y disfrutar la vida. En esta etapa el cuerpo presenta cambios que perjudican la nutrición de distintas formas, dando origen a enfermedades como alteraciones biliares, hiperlipemia e hipertensión.

Se pueden producir cambios metabólicos como falta de apetito, mala absorción intestinal, estreñimiento, anemia, reducción de la tolerancia a la glucosa entre otros. También se presentan cambios neurológicos como la pérdida de memoria, es por esto que al momento de llegar a esta edad es recomendable realizar algunos cambios.

Estos cambios son el resultado de los hábitos y aptitudes que se tuvieron durante las diferentes etapas de la vida activa, prevenir y evitar que estos progresen dependerá de los controles médicos que el adulto mayor haya realizado periódicamente al lado de su médico, como exámenes de laboratorio de rutina, una densitometría ósea y consumo de vitaminas ya que se pierden al llegar a esta edad.

Las vitaminas son necesarias para prever la oxidación a través de antioxidantes como la vitamina a, vitamina c, vitamina e, vitamina d y los omegas que nos ayudarán a protegernos de enfermedades como el cáncer, el alzhéimer y conservar en mejor estado la piel. El ácido glutámico, ácido fólico y complejo B son alimentos para el cerebro que permitirán tener mejor retentiva. 

Los probióticos son los que se encuentran en las bacterias malas y buenas que están en el intestino, si tenemos un intestino sano no nos vamos a enfermar por ello es aconsejable que a esta edad se consuman, los podemos encontrar en la leche de vaca o cabra, kéfir, microalgas, pepinillos, té de kombucha, yogurt, kimchi, sopa de miso, queso, chucrut, etc.

Los minerales como el calcio se emplean para prevenir la osteoporosis, su consumo debe ser de 1200 mg diarios y lo podemos conseguir en la leche, el queso, los huevos, el brócoli, las almendras, el bacalao, el jugo de naranja, las lentejas, las alcachofas, el salmón, los pistachos, los garbanzos, las acelgas, las sardinas, las nueces, las espinacas, las aceitunas, el tofu, las avellanas, la col, los calamares y el yogurt.

vejiga