Día Mundial del Agua: razones para cuidarla y no desperdiciarla

Día Mundial del Agua: razones para cuidarla y no desperdiciarla

Este líquido es sinónimo de pureza y bienestar. Ha sido la principal fuente de vida en todo el mundo y quizá el elemento más importante con el que contamos. El 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua, así que ¿cómo es posible que haya escasez? Porque el 97,5% es agua salada, no apta para el consumo humano.

Según las Naciones Unidas1 (UN por sus siglas en inglés) para el 2025 aproximadamente 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta, por lo que cada 22 de marzo se conmemora el Día Mundial del Agua con el objetivo de crear conciencia a la población sobre la importancia, uso correcto y reducción de la problemática ocasionada por la carencia de este vital líquido.

¿Por qué cuidar el agua?

Esencial para la salud

Según la Organización Mundial de la Salud al menos el 80% de las enfermedades parasitarias, gastrointestinales e infecciosas se debe al consumo de agua contaminada. Se calcula que la contaminación potable provoca más de 502,000 fallecimientos por diarrea al año a nivel mundial2.

Consumo diario

Es la principal fuente de hidratación para el organismo. También cumple un rol importante en lo referente a la higiene, lo que es sinónimo de buena salud. Es imposible poder mantenernos limpios y sanos si continuamos desperdiciando el agua teniendo en cuenta que cada hogar usa en promedio 300 litros.

Gota a gota el agua se agota

El agua que se destina al consumo humano está cada vez más escasa, lo que pone en riesgo a la población humana. Además de la disminución de recurso dulce, los cambios climáticos también han ocasionado que en diferentes países se esté sufriendo de sequías.

Agronomía y alimentación

Este recurso es fundamental en los trabajos de agricultura, lo que conlleva a que la producción de alimentos disminuya.